Los motores de combustión interna generan una alta cantidad de energía calorífica, la cual se convierte en movimiento. Sin embargo, esta energía debe ser controlada de alguna manera para evitar que se fundan componentes importantes dentro del motor. El sistema de enfriamiento en los motores es el que evita su sobrecalentamiento, por lo que es muy importante mantenerlo en óptimas condiciones.

Recuerda que los radiadores calientes son muy peligrosos, pues al tratar de abrir la tapa, la presión del líquido caliente puede provocar un accidente, y quemaduras graves.

Aquí te damos algunos tips para mantener tu radiador en buenas condiciones:

  • Revisa que las mangueras que se conectan en el sistema de enfriamiento no estén agrietadas.
  • Procura mantener el nivel del líquido refrigerante en el nivel que indica el manual, y con el motor frío. Remplázalo una vez al año.
  • Limpia el tapón del radiador periódicamente y revisa que embone perfectamente. Si no lo hace, sustitúyelo de inmediato con otra refacción original e idéntica.