El líquido refrigerante automotriz, o también conocido como “anticongelante”, es en realidad un químico diseñado para estar fluyendo en conductos especiales de los vehículos automotores, para disipar el calor en partes como el motor. Si bien, su principal función es que el sistema de refrigeración esté funcionando correctamente, el nivel del líquido anticongelante no debe alcanzar el punto de ebullición. Pero también, sus propiedades químicas evitan que este líquido se solidifique cuando el auto está en muy bajas temperaturas.

Otra de sus funciones es la de evitar el proceso de corrosión y la formación de elementos calcáreos en las superficies.  

El líquido anticongelante es un componente básico en los vehículos automotores, por lo que es muy importante mantenerlo en sus niveles correctos, así como seguir las recomendaciones del fabricante en cuanto a su mantenimiento y rellenado.